google-site-verification=g_QL0i1y_iH2SzIBnQkwPXBcYSnaUfTasKcSm_DGWYY
 

LAURENCE LARZUL ES UNA FIGURA DE LA ASTROLOGÍA KARMIC EN FRANCIA DESDE 1990

ABC de l'AK - copie.jpg

principio básico de la enseñanza

ASTROLOGÍA KÁRMICA: ASTROLOGÍA DEL ALMA, ASTROLOGÍA DE LA LUNA

EL SIMBÓLICO LUNAR

LA LUNA EN ASTROLOGÍA TRADICIONAL

LOS NUDOS DE LA LUNA

LA LUNA NEGRA

SÍNTESIS DE LA LUNA NEGRA Y LOS NUDOS LUNARES

LAS FUENTES OCCIDENTALES DE LA REENCARNACIÓN

Está claro que si algunas personas se entusiasman con la astrología kármica, provoca un rechazo irracional en otras. Este rechazo, dentro del mundo astrológico, parece animado por el mismo movimiento que lleva a la sociedad en general a rechazar la astrología. Generalmente emana de astrólogos en busca de un crédito social que buscan en la garantía de la ciencia oficial. Pero esta búsqueda, esta necesidad de reconocimiento, lo lleva con demasiada frecuencia a traicionar los fundamentos de esta Tradición que dice querer defender. Quienes critican la astrología kármica por defender el concepto de reencarnación, que para ellos está vinculado únicamente al budismo y a las filosofías orientales, recuerden que este concepto también está en la base de nuestra cultura, cuya cuna, ubicada en Asia Menor, También se inspiró en las corrientes filosóficas orientales, pasando por Egipto, mucho antes del cristianismo que, después de todo, solo se remonta a 2000 años.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Además, reprochar a la astrología kármica por "tocar" las convicciones religiosas, la filosofía de los individuos, es nuevamente una prueba falsa. En su origen, la astrología era una función sacerdotal, como tal, siempre ha estado interesada en la vida espiritual del individuo. Pero es cierto que entonces la distinción entre hombre de fe y hombre de ciencia no existía, el conocimiento era Uno. La dicotomía que se produjo, separando ciencia y religión, es atribuible a la Era de Piscis, que no dejó, finalmente, de buscar en el signo opuesto, Virgo: pruebas. De esta búsqueda de pruebas, eficiencia, dominio y racionalidad propios de Virgo, nacieron todos los conocimientos, las ciencias y las tecnologías de las que ahora está dotado el hombre del siglo XX.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Sin embargo, este "progreso" de las ciencias aplicadas parece haberse producido a costa de la regresión y el retiro espiritual, una instancia específica de Piscis. Así, parece que es el espíritu de Virgo el que triunfó durante esta "Era de Piscis". Recordemos que este es un eje que es el de la investigación y que esta polarización que tuvo lugar en la Virgen da testimonio de cuánto se apegó a la letra el hombre de la Era de Piscis, mucho más que al Espíritu.

Comenzó en el siglo VI a.C. JC, con los presocráticos y en especial la Escuela pitagórica a la que la ciencia debe muchos de sus primeros principios, ya que estos pensadores fueron los iniciadores de este movimiento propio de la Era de Piscis que iba a iniciar: separar mito y razón. Separación de la que nació la ciencia racionalista y determinista que triunfó durante 300 años, desde la creación de la Academia de Ciencias por Colbert hasta principios de este siglo. De hecho, fue solo a principios del siglo XX cuando comenzó un verdadero reequilibrio entre el espíritu de Virgo y el espíritu de Piscis, ya que estuvo marcado por un regreso a las fuentes entre los pensadores presocráticos y una mutación del pensamiento científico gracias a la tecnología cuántica. la mecánica, por un lado, y el psicoanálisis, por el otro. En efecto, el objeto de esta joven ciencia es preocuparse por reconciliarnos con nuestros mitos, notando el daño psíquico que genera la pérdida espiritual de una ciencia demasiado materialista. El mismo término psicoanálisis parece hacer la síntesis entre Virgo (análisis) y Piscis (psique). El psicoanálisis surgió como la terapia necesaria para una sociedad desconectada de su fuente espiritual debido a una ciencia desalmada que ha reprimido sus verdades en un esoterismo sospechoso.

Desafortunadamente, los occidentales todavía tienen un largo camino por recorrer para volver a conectarse con las verdaderas fuentes de conocimiento. Y esto continuará mientras las universidades que enseñan ciencia y matemáticas sigan truncando la enseñanza de estos maestros que son Tales, enseñando solo su axioma, o de Pitágoras, hablando solo de su teorema, evacuando su pensamiento, poderoso sobre el plan científico. , todo el apoyo filosófico. Lo mismo ocurre, más tarde, con el pensamiento de Newton del que se enorgullece la ciencia oficial. Emblema del triunfo de la racionalidad ya que de su teoría de la gravitación nacieron todos los desarrollos científicos posteriores, la ciencia oficial no puede admitir que también fue alquimista y aficionado a la teología. Sólo a partir de noviembre de 97 se encuentra finalmente publicado en francés su "Ecrits sur la Religion", en el que se trata de un intento de interpretación del Apocalipsis para poner los pelos de punta en la cabeza de los racionalistas puros. Y duro.

Desafortunadamente, esta misma ignorancia de las fuentes es desenfrenada dentro del entorno astrológico, una ciencia, sin embargo, se supone que está más cerca precisamente de estas fuentes. El ejercicio de la profesión de astrólogo sin interesarnos por la historia de este conocimiento y por tanto de su función real nos parece digno de reproche. Es una falta de cultura que el astrólogo no puede permitirse, cuya función misma implica ejercer una responsabilidad moral que debe darse a sí mismo los medios para asumirla mejor. Desde el siglo pasado, Alan Léo, astrólogo teósofo inglés a quien mucho debemos en la revitalización de la astrología afirmó que la práctica de la astrología conducía necesariamente a la convicción de la reencarnación. Comparto su punto de vista, ya que fue a través de la práctica de la astrología que me abrí a este concepto.

Cuando Pitágoras se refiere a la Luna para hablar del "Círculo de Generaciones", se está refiriendo directamente a la reencarnación, una reencarnación en la que creía, explicando que fue por el recuerdo que tenía de sus vidas anteriores que pudo conocer el principios de la Armonía y las leyes del universo. Simonne Jacquemard, en su obra "Trois mystiques Grecs", plantea la pregunta sobre la iniciación que Pitágoras recibió de un discípulo de Epiménides en el monte Ida: "contempló, como un objeto sagrado portador de la revelación, la 'espiral enigmática tallada en piedra, relatando un viaje que nadie, hasta ahora, ha podido identificar, y que se conoce como el disco de Phaistos? " Y nos recuerda la esencia de la enseñanza de Pitágoras: "Como Orfeo, Pitágoras afirma que no es el cuerpo el que recibe un alma cuando nace, sino el alma inmortal que migra de cuerpo a cuerpo para no d 'a expiar sus faltas, sino comprender el por qué y el cómo de una conducta limitada, de la que sufre la primera. Y esto hasta que se ha producido un refinamiento del ser, un asentamiento que permite la alegría y la clarividencia. Porque de cazador se vuelve cazado, de Víctima apegada al sufrimiento se convierte en verdugo, de buscador de placeres se elige transformarse en asceta: así se adquiere, a través de los múltiples roles aquí abajo, una infinidad de puntos de vista que permiten elegir y concordar con las armoniosas manifestaciones del Universo. . y su transmigración ".

En ese momento, de hecho, la idea de la reencarnación no estaba manchada por los valores judeocristianos del pecado y la culpa, que harían de cada nueva encarnación un castigo que nos obligaría a "pagar" o "redimir" las deudas kármicas. Si es cierto que ciertas encarnaciones nos hacen encontrar el "reverso" de una experiencia, es para crecer en conciencia, y así compensar una carencia. En un conflicto sobre el que habíamos triunfado, por ejemplo, también se trata de conocer la situación de los vencidos para tener la conciencia "total" de la experiencia vivida. Este concepto de Totalidad se encuentra en Jung, quien sin embargo nunca comentó sobre la reencarnación. Sin embargo, la "energía psíquica", el concepto junguiano de la libido, puede relacionarse con esta energía del deseo que está en el origen del karma. En sánscrito, el término Karma significa actuar. Sin embargo, esta traducción puede resultar engañosa si uno no comprende, lo que de hecho está muy lejos de la mente occidental, que el pensamiento en sí mismo es un acto, que produce una energía y, por tanto, implica una acción.

Jung, siguiendo una línea científica, apenas ha tocado la idea del karma, aunque su "necesidad de comprender" lo ha llevado inevitablemente a este tipo de concepciones. Sobre este tema, se mantuvo en una pregunta cautelosa al considerar que "el hombre debe ser capaz de demostrar que ha hecho todo lo posible para formar una concepción o una imagen de la vida después de la muerte". Sin embargo, parece obvio que solo un alma vieja, habiendo conocido muchas encarnaciones, es capaz de expresar esta Totalidad. Debería ser obvio que una sola vida no permite alcanzar esta Totalidad más de lo que permite la perfección espiritual - o santidad - querida por las personas religiosas.

ASTROLOGÍA KÁRMICA: ASTROLOGÍA DEL ALMA, ASTROLOGÍA DE LA LUNA

Porque la astrología kármica es la del alma, es decir, la que sobrevive a las diferentes encarnaciones, se acerca a la psicología de las profundidades de Jung, que, además, nunca ha estado interesada únicamente en el alma. Sin embargo, el alma, en el simbolismo astrológico, está unida a la Luna.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Por lo tanto, hemos visto que la Luna circunscribe simbólicamente los campos de nuestras múltiples encarnaciones, por lo que es natural que los índices kármicos utilizados en la astrología kármica se relacionen directamente con los ciclos de la Luna. Estas pistas, que expresan el karma, son Los Nodos de la Luna y la Luna Oscura.

EL SIMBÓLICO LUNAR

No podemos acercarnos a la Astrología Kármica sin referirnos a la Luna, la única estrella que gira alrededor de la Tierra. Su órbita describe una especie de matriz que forma el universo sublunar en el que estamos circunscritos los humanos. La Luna y su ciclo son, por tanto, fundamentales y condicionan en gran medida los ciclos de los seres vivos. Permanecemos aprisionados allí en el ciclo de sucesivas reencarnaciones, mientras no hayamos alcanzado la etapa de crecimiento, de plenitud que nos permita unirnos a la unidad primordial, para salir finalmente del círculo, un círculo que Pitágoras llamó el "círculo de las generaciones". ".

Dentro de esta matriz lunar, el Hombre está como en gestación, en la niñez. El Nirvana o "liberación" del que se habla en las enseñanzas espirituales consistiría, por tanto, en salir del círculo. A nivel físico, eso consistiría en emanciparse de la fuerza de atracción regida por la ley universal de gravitación descubierta por Newton. A nivel psicológico y espiritual, emanciparse del condicionamiento físico y emocional de la encarnación para dominar lo material y no dejarse dominar por él. Recordemos, por tanto, lo que significa simbólicamente en lenguaje astrológico.

LA LUNA EN ASTROLOGÍA TRADICIONAL

Como el Sol, es fundamental en el análisis del tema. Ella es en cierto modo su contraparte femenina y representa emociones, estado de ánimo y sensibilidad. Reinando durante la noche, gobierna lo inconsciente, lo irracional, a diferencia del Sol que expresa la claridad de conciencia y la voluntad que de él resulta.

La Luna está relacionada con la memoria, el acondicionamiento, los hábitos diarios relacionados con las necesidades fisiológicas y emocionales. Debido a la velocidad de su curso, gobierna las variaciones climáticas y anímicas, así como los estados mentales. Representa el yo inconsciente de sí mismo: nuestra ánima.

Se le atribuye simbólicamente:

Agua, madre, maternidad, pasado, sentimiento, necesidad, receptividad, estado de ánimo, inconsciente, cambio, sueño, pasividad, forma de vida, condicionamientos pasados, hogar, interioridad, vida íntima y privada, multitudes, fantasía, imaginación, infancia, la necesidad. para protección y seguridad.

La Luna hace que la gente diga: me siento, pertenezco (a una familia, a un país, etc.), me imagino, necesito.

Una Luna en exceso da pasividad, dependencia, infantilismo, capricho, susceptibilidad, lunatismo

La Luna rige tanto el signo de Cáncer como la casa 4, dos lugares de la carta en los que buscamos los orígenes, las primeras causas, las raíces y el origen de las cosas, así como sus propósitos.

Este, entonces, es el enfoque tradicional asociado a la Luna. De manera más genérica, su simbolismo está ligado al principio de gestación y a las distintas fases de crecimiento de los seres vivos. Este principio se conoce desde los albores de los tiempos, ya que la agricultura se centró en observar sus fases y esto dio origen a los primeros calendarios. Este proceso de crecimiento ha sido representado por la forma de espiral, cuyo número nueve es expresivo porque parece iniciar esta espiral. Citemos sobre este tema el "Diccionario de Símbolos" sobre el simbolismo del número nueve (ed. Seghers): "Es el símbolo de la multiplicidad que vuelve a la unidad y, por extensión, al de la solidaridad cósmica y de la redención". Nueve , siendo el último de la serie de figuras, anuncia tanto un final como un nuevo comienzo, es decir, una transposición a un nuevo plano. Aquí encontramos la idea de nuevo nacimiento y germinación, al mismo tiempo que la de muerte; idea que hemos señalado la existencia en varias culturas acerca de los valores simbólicos de este número. Último de los números del universo manifestado, abre la fase de transmutaciones. Expresa el final de un ciclo, la finalización de una carrera, el cierre del ciclo. "Es universal porque si se suma a otro número, tiene la propiedad, después de la adición teosófica, de restaurarlo (ej: 3 + 9 = 12 = 1 + 2 = 3).

Sin embargo, los ciclos de la Luna, de los nodos lunares y de la Luna Oscura se basan precisamente en este número.

LOS NUDOS DE LA LUNA

Si nuestras diversas encarnaciones están destinadas a hacernos crecer en conciencia, como hemos visto anteriormente, no es de extrañar que sean los nodos lunares los que sean la expresión en el tema. De hecho, estos nodos corresponden astronómicamente al punto de intersección entre la órbita lunar y la eclíptica, es decir, el curso aparente del Sol. Por lo tanto, serían simbólicamente expresivas del lugar donde la conciencia solar recibe las semillas del condicionamiento lunar del pasado (en el nodo sur) para integrarlo en la experiencia consciente para enriquecerse y crecer en la conciencia de la Totalidad, un proceso que debe finalizar en el nodo norte. En efecto, el nodo sur permite leer de alguna manera lo innato del individuo, la experiencia y la conciencia del pasado que quedan en residuo en su carácter y su primera experiencia en su nueva encarnación. El nodo norte, por su parte, será entonces la adquisición hacia la que se dirigirá toda la dinámica de su existencia, que el alma buscará desarrollar y experimentar. Como el nodo norte siempre se ubica en signo y casa frente al nodo sur, siempre se trata de completar esta experiencia por su contrario.

Sin embargo, si el Sol es el símbolo de la "conciencia total", esta conciencia total es sólo la del individuo, porque es el zodíaco en su totalidad el que expresa la Totalidad de los vivos. El alma lunar y la conciencia solar tendrán que "rodearla" antes de alcanzar la plenitud de la Totalidad. Así, los nodos lunares expresan 144 caminos, o campos de experiencia de encarnación, según el signo y la casa donde se ubican los nodos lunares (cada uno de estos ejes se interpreta en mi obra: "Descubre tu destino gracias a la Astrología Kármica") . Esto no significa necesariamente que solo tengamos 144 encarnaciones. En efecto, una experiencia mal vivida o mal integrada puede requerir "redoblar" de la misma manera, lo que puede multiplicar hasta el infinito el número de encarnaciones antes de que el alma alcance la totalidad.

LA LUNA NEGRA

Si los nodos lunares destacan una relación entre la conciencia solar y el alma lunar, la Luna Negra, por otro lado, resalta el vínculo entre el alma lunar y el cuerpo de la tierra. De hecho, la Luna Negra no es un cuerpo celeste material, sino un punto ficticio que corresponde al segundo foco de la órbita lunar. Esta órbita al ser elíptica, debido a la forma ovalada de la elipse, tiene dos focos, a diferencia del círculo que solo tiene uno. El primer foco lo ocupa la tierra, el segundo corresponde a la Luna Negra que llena así el vacío dejado en este segundo foco.

Adjunta a la Luna, la Luna Negra es también expresión de este "recuerdo del alma", pero también de una carencia que habrá que compensar durante la encarnación terrestre. Si simboliza la falta, es en términos de carencia que debe entenderse. De hecho, la Luna Negra actúa de una manera más que de otra, "falta" de poder hacer lo contrario. Como ser encarnado, el individuo experimentará este punto de este tema como un vacío, un defecto, una carencia que buscará llenar a lo largo de su encarnación. En este sentido, se convertirá en un desafío a afrontar, una laguna que llenar, una brecha que reparar. Y los acontecimientos o el condicionamiento que pueda dar lugar a menudo adoptarán la forma de una obligación que el individuo, sin embargo, siempre podrá rechazar. Si se niega, la Luna Oscura será entonces reprimida, cavando aún más la falla en el nivel del inconsciente y sus efectos se volverán entonces "maléficos" expresados ​​a través de compulsiones o desviaciones de una naturaleza para "pervertir" la conciencia solar. Por eso es importante analizar este punto del tema que, aunque muchas veces inconsciente, constituye sin embargo un importante resorte en la dinámica vital del individuo.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Como "tierra perdida", evoca en el tema una carencia y energiza un intenso deseo de resolución. Su posición ubica un hotspot que nos veremos obligados a trascender. El deseo que estimula, aunque muchas veces reprimido, no se ejercitará de forma menos compulsiva, surgiendo en tiempos de crisis, incluso de "fatalidad". En efecto, este deseo oculto tiende a inducir de manera incoercible los mismos patrones, los mismos impulsos, las mismas situaciones, siempre que no identifiquemos la contradicción interior (o la culpa) inherente a su posición.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Esta contradicción proviene del hecho de que, al ubicar una falta, una falla, la Luna Oscura también puede provocar reacciones de rechazo ante situaciones que toquen demasiado de cerca nuestro "esencial" y por tanto nos pongan en peligro. Y este rechazo a menudo proviene de una situación difícil vivida anteriormente, situación que dejó una profunda cicatriz que ahora debe resolverse rectificando nuestro comportamiento en el campo relacionado con este sector.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Si estamos comprometidos en un camino falso, la Luna Negra, durante un tránsito, creará un evento que prohíbe este problema para volver a ponernos en nuestro "camino correcto". Hasta más tarde no nos damos cuenta de cuánto nos ha encaminado finalmente esta prohibición por un camino más coherente con la meta de nuestro logro. Efectivamente, todo sucede como si la Luna Oscura ubicara el "paso obligatorio" que nos ayudará a lograr el camino indicado por la posición del Nodo Norte.

SÍNTESIS DE LA LUNA NEGRA Y LOS NUDOS LUNARES

Ni positivo ni negativo, el valor de la Luna Oscura es por tanto kármico. Su función es sobre todo alimentar la sed de adelantamiento en el sector donde se ubica. De hecho, cada tema contiene una misión: son las necesidades del alma las que motivaron la encarnación. Son estas necesidades del alma las que interesan particularmente a la astrología kármica. La Luna Negra, conectada a los Nodos Lunares, proporciona la iluminación que permite identificar estas necesidades, necesidades demasiado a menudo reprimidas en el inconsciente debido a la educación convencional que se da a los individuos que la sociedad está más interesada en igualar que en `` individualizar, usar ''. Expresión y concepto de Jung. Descuidar la Luna Negra y los Nodos Lunares en el estudio del tema a menudo equivale a perder lo esencial del individuo. La Luna Negra y los nodos lunares permiten definir en las profundidades del ser su defecto, su falta existencial, y en ocasiones la deuda, cuya resolución o más bien la compensación, incluso la rectificación le permitirá acceder a la otra dimensión de. la Luna Negra que conduce a la iniciación.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

A nivel kármico, la Luna Negra está destinada a dirigirnos hacia el despertar de nuestra conciencia mientras apoya nuestra trayectoria para la realización de nuestro camino indicado por el eje de los nodos. Por eso es importante tener siempre presente la conexión entre la Luna Oscura y los Nodos Lunares. Como recuerdo de posibles hechos culpables o traumáticos, la Luna Negra puede ser fuente de represiones, entonces se vivirá como una herida o una vergüenza que será importante situar en el tema para promover una conciencia que se desmorone. el vivido. Sin resolver, este problema puede resultar verdaderamente "fatal" al dejar al ser en una situación psicológica de impasse que probablemente lleve al individuo al suicidio.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

Sin embargo, la problemática existencial que plantea contiene también en sí todo un potencial que sustenta la dinámica de nuestro superación y solo depende de nosotros identificarla con la lucidez para transmutarla y convertirla en la energía del despertar en la que puede llegar a ser.

Además de esto, necesitará saber más al respecto.

En efecto, es a su ritmo de 9 años que seremos capaces de crecer en conciencia dentro de nuestra experiencia actual, reintegrando paulatinamente nuestro pasado con motivo del regreso del nodo norte al nodo sur (que ocurre a los 9 años, 27 años, luego 45 años y 63 años) para caminar por el camino de nuestro devenir. Este camino toma forma y nos lo indican los retornos de los nodos lunares a su posición natal ocurriendo a los 18 años, 36 años, 54 años y 72 años. Es porque el ciclo de la Luna Negra corresponde a un medio ciclo de los nodos lunares que tienen 18 años que participa directamente en la conciencia que nos hará evolucionar en nuestro camino. Porque si este camino está indicado y especificado por los nodos, es para todos, en su etapa última, la del Despertar a través de la experiencia de la totalidad. Y es la Luna Negra transmutada la que puede liberarnos de los condicionamientos limitantes del ego que generan karma. Entonces, de la "tierra perdida" que era, se convierte en "la tierra prometida" ...

07-Shéma NN NS violet.jpg
  • Tipeee
  • Youtube
  • Vkontakte sociale Icône
  • Spotify Icône sociale
  • Blogger Icône sociale
  • Amazon Icône sociale
  • LinkedIn Social Icône

Haga clic en estos iconos para unirse a nuestras diversas publicaciones en la web